martes, 22 de noviembre de 2011


En su escala de valores el pone siempre primero, sobre todo la importancia de un corazón entero. Bien parado o en la lona hay que ser buena persona, dice aquél que a mi me guía noche a noche y día a día. A el la vida le dio todo y el le devolvió el doble, de movida ofrece el codo y un corazón puro y noble. Lo juro por mi pellejo, para mi dios es mi viejo.

No hay comentarios: